Archivo de la categoría: Sin categoría

Moradas de esperanza, la promesa.

Dios esta con nosotros para darnos esperanza, y también para consolarnos en momentos difíciles. Jesús dijo: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” (Mt 5:4).

La palabra de Dios es perfecta. Debemos saber que a pesar de todas las circunstancias que la vida nos pueda presentar, Dios siempre trae paz y tranquilidad a nuestras almas agitadas. No hay duda de eso. Tengamos esperanza, y nunca perdamos la fe en lo que Dios dice. En el Salmo 23 encontramos esto: “Confortara mi alma”. La palabra confortar significa reanimar y fortalecer, pero sobre todo también significa consolar. Es como si Dios mismo nos abrazara mucho tiempo y nos dijera: “yo conozco tu sufrimiento, yo también siento lo que tu estas pasando, pero he aquí yo estoy contigo”. Y no es de extrañarse, pues Dios siempre esta cerca de nosotros.

Por otro lado, en el salmo 23 encontramos que dice: “En lugares de delicados pastos me hará descansar”. En Dios siempre tenemos un lugar especial. Y el lugar que Dios tiene para cada uno de nosotros a de ser un lugar donde aun más que respuestas podemos encontrar paz, libertad y descanso. Dios tiene reservado un lugar para cada uno de nosotros.

Cristo nos asegura que aun después de la muerte hay otro lugar mejor. El dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. (Jn 14:12). También su palabra agrega que en ese lugar “no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apoc 21:4). Y como dice el salmo 23, “Y en la casa de Jehová moraré por largos días”.En Cristo tenemos la esperanza de vivir en las moradas celestiales algún día. Esas que Jesús esta preparando mientras vivimos en este mundo. Porque quiero que sepa, que a la luz de la palabra de Dios, mientras nosotros hacemos vida aquí en la tierra, Dios esta preparando una vida eterna para cada uno de nosotros. Esto quiere decir que la muerte no es el fin de todas las cosas, si no el paso a otra vida mas definida y perfecta cuando estamos en Cristo. Jesús le dijo a un hombre en el lecho de su muerte: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc 23:43) Es una bella promesa, de que mas allá de esta vida hay un lugar precioso y digno de disfrutar para todos los hijos de Dios. Cierto, esta vida terrenal no es para siempre. Todos tenemos que partir en un momento dado. Y esa es la razón por la cual debemos aprovechar cada momento para hacer cosas buenas y para buscar a Cristo. Porque es ahora, y no después de la muerte, que debemos hacerlo. Si confiamos en Cristo, el nos asegura una vida eterna, en el cielo, en al paraíso, en las moradas que el mismo ha preparado “para vivir por largos días”.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

¿Qué debo priorizar financieramente en pareja?

El éxito financiero en la familia no es cosa de suerte. Se requiere esfuerzo y planeación para que las cosas salgan mejor. Además, tratándose de un matrimonio es necesario que todos se pongan de acuerdo, porque de lo contrario solo se tendrá conflicto y espanto. Por esa razón dice la biblia: “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Am 3:3). Así que, dejemos el orgullo fuera de la casa y pongámonos de acuerdo entre pareja sobre temas financieros, pues como dicen por ahí, “la unidad hace la fuerza” y se ganan mas batallas. Por otro lado, Jesús también dijo: “Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá” (Mt 15:25) lo que indica, que no esperamos tan buenos resultados viviendo entre barreas financieras y cuentas ciegas. Pongámonos de acuerdo, y para eso recomiendo que ambos, en primer lugar, prioricen sus gastos. Es decir, determinen cuales son aquellos gastos que se deben hacer antes de cualquier otro. Es decir, las responsabilidades financieras. Por ejemplo, el pago de la casa, pues ese es fijo, no cambia, y si lo dejas de hacer estarás en serios problemas. Veras, algunos problemas financieros vienen precisamente de la falta de esta regla, pues cuando llega el cheque lo primero que hacen es salir a gastar, celebrar y consumir, dejando por ultimo la renta o la hipoteca, cosa que a la larga les genera verdaderos conflictos con sus cuentas.

Otro gasto que debe ser priorizado es el pago de las deudas, si es que se tienen. Pues debes saber que si no pagas se generan intereses, cargos por atrasos y otros “maleficios”, tales como la afectación de tu puntuación de crédito, llamadas constantes y poco carismáticas de compañías recolectoras de deudas, y en el peor de los casos, el embargo de inmuebles. Por eso el gran Salomón decía: “No seas de aquellos que se comprometen, Ni de los que salen por fiadores de deudas. Si no tuvieres para pagar, ¿Por qué han de quitar tu cama de debajo de ti?” (Prov 22:26,27). Así que, es mejor no tener deudas. Pero si las tienes recuerda que es una responsabilidad devolver lo prestado. No hacerlo genera estrés, angustia y congoja. Haz tu prioridad el pago de tus deudas, no vaya a ser que te quiten hasta el sueño.

Y hablando de quitar, no se te olvide pagar tus impuestos. Jesús dijo: “Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22:21). El deber de pagar impuestos es una responsabilidad que nos concierne a todos. Debemos darle importancia y no restarle prioridad en nuestros asuntos financieros, pues no pagar impuestos por negligencia o descuido genera serios conflictos. Así que, si queremos tener éxito en nuestras finanzas en pareja debemos comenzar por priorizar todas estas cosas. No espere a tener conflictos, como siempre les digo: “sean proactivos en sus finanzas, pónganse de acuerdo y prioricen lo importante para que todo salga bien “.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Si Dios le guía, estará mejor.

El mayordomo principal de la ciudad de Hormiguea había estado sentado junto a la fuente de mármol toda aquella tarde. El mayordomo era el fiel consejero de la reina, pero de vez en cuando salía a caminar por la ciudad esperando poder distraerse de sus tareas, cosa que le agradaba mucho ya que al hacer esto aprovechaba la oportunidad para visitar amigos y colegas de antaño.

No era extraño que las hormigas acudieran a el para recibir consejo, pues era una hormiga muy inteligente y tenia gran experiencia con eso de la mayordomía de la vida. Aquella tarde, mientras miraba la fuente pensaba en su futuro con mucho entusiasmo, ya que en la gran fortaleza había muchos proyectos por empezar y grandes oportunidades que aprovechar.

El mayordomo estaba ansioso, hacia apuntes en su libreta y luego meditaba de nuevo hasta que vio una piedra blanca y hermosa que extrañamente flotaba en el agua, lo cual no era posible, pues las piedras no flotan sobre el agua. Pero en el reino de hormiguea todo puede pasar, pues Dios es quien la gobierna. Así que, el mayordomo sutilmente extendió su brazo y muy delicadamente tomo aquella piedra. Al verla de cerca descubrió un mensaje que en lengua antigua decía: «el día de mañana es como neblina, por eso debemos decir siempre “si Dios quiere”» (Stg. 4:13-15). Así que el mayordomo sorprendido no dudo en escribir eso en su diario.

Sabia que este mensaje venia de Dios y era una buena oportunidad para registrarlo. Pero también había otro mensaje, este decía: «Por Dios son ordenados los pasos del hombre, y el es quien aprueba su camino» (Sl. 37:23). Por lo que al instante el mayordomo confirmo que no era su sabiduría, si no la gracia de Dios que guiaba su vida en todo momento. Por tal razón, el siempre pedía a Dios su dirección, pues siempre es mejor caminar bajo las indicaciones de Dios que a tientas con la sabiduría terrenal.

Así que, muy contento el mayordomo guardo la piedra en su mochila, y al regresar a la gran fortaleza la obsequio a la reina explicándole lo que había descubierto en ella. Pero la reina era muy observadora, así que al examinarla de nuevo descubrieron un ultimo mensaje que decía «lo mejor que te puede pasar es que te pase lo que Dios quiera que pase». La reina miro al mayordomo, su expresión era de felicidad, pues esta era una prueba de que Dios estaba con ellos. Por esa razón nadie debía preocuparse en exceso. Así finalmente el mayordomo y la reina recordaron un solemne dicho predicado por generaciones que decía: «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis» (Jer. 29:11).  Por eso, desde aquel entonces el mayordomo sigue visitado la fuente de mármol, ahí lo visitan sus amigos; y desde ahí, cada que puede, ayuda a otros a entender este rico tema de la mayordomía de la vida.

 

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Todo en su momento se disfruta mejor

Las hormigas nunca se rinden. Al menos las que yo conozco, que por cierto acaban de tener una reunión para celebrar un año mas de haber construido las murallas de la gran fortaleza donde vive la reina, pues hace tiempo, como ustedes han de saber, se vivió una gran batalla entre las hormigas y el ejercito del sur, ya que ellos siempre están tratando de eliminar a las hormigas, ya sea por envidia, o por orgullo propio. Me recuerda al diablo, que como dice la biblia, solo tiene intenciones malas y únicamente busca a quien devorar. Pero al igual que las hormigas, uno nunca debe rendirse, y aunque las cosas no siempre salen como uno quisiera hay que seguir adelante.

Pero volviendo al tema de la fiesta, figúrese usted que las hormigas también son muy organizadas, pues antes de celebrar primero salieron a trabajar, lo cual me deja a saber que hay que saber esperar, o como dijo la reina: “las cosas se disfrutan mas si se sabe esperar”. Y lo dijo porque en cierta ocasión ella vio como algunas hormigas que apenas generaban un manojo de ganancia rápidamente salían a gastar sin guardar algo para el futuro, y lo que es peor, se gastaban todo lo acumulado en unas horas para luego andar penando y pidiendo ayuda a la gran fortaleza como si esta fuera la responsable por su falta de responsabilidad. Por tal razón, la reina apretó el cinturón y enseñó un principio que nadie debe olvidar: “Trabaja hoy para celebrar mañana”. Lo que quiere decir, es que debemos aprender que hay tiempo para todo (Ecle 3:1). Hay tiempo para nacer, morir, plantar, arrancar, edificar, llorar, endechar, bailar, esparcir piedras y juntarlas, romper, cocer, amar, guardar y desechar (Ecle 3:2-8). Sepa bien que Dios todo lo hizo hermoso en su tiempo (Ecle 3:11) y que todo lo que se quiere hacer debajo del sol también tiene su hora y su momento (Ecle 3:17).  Así que, lejos este de nosotros derrochar el tiempo, o mal gastarlo en cosas que no aprovechan. Las cosas se disfrutan mejor cuando se hacen en el tiempo adecuado y se provechan mas si se hacen con planeación. La reina hormiga era una experta, sabia y prudente, por eso su reino era prospero y productivo. Ella no se andaba por las ramas, ahí a todos les gustaba divertirse, disfrutar de sus ganancias y celebrar con fiestas a lo grande. Pero eso si, no sin antes trabajar, producir y planear bien las cosas. Como la gran fiesta, que bien se lo tenían merecido, pues como les dije antes, habían tenido una gran batalla contra el ejercito del sur, que finalmente ganaron gracias a la perseverancia y las oraciones de todos. Me resta decirles, que aquella gran fiesta fue todo un éxito, pues se dieron regalos y hubo mucha comida, baile y sorpresas. Todo cuanto se puede disfrutar, pero como ya les dije, en su tiempo y en el momento perfecto.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

¿Tienes un nuevo reto? Lee esto

Las necesidades empujan a los cambios, los cambios traen retos, y los retos traen crecimiento. Hace algún tiempo se hizo un censo en la Ciudad de los Quesos Escondidos. Todos los ratones fueron contados y se dieron cuenta de que la ciudad había crecido. Pero con el crecimiento también crecieron las responsabilidades, los problemas, las necesidades, y los nuevos retos. Porque así es esto, al crecimiento nunca llega solo. Pero Adelfo, quien dirigía las operaciones de la producción siempre mantuvo la mente abierta, y logró así adaptarse a los nuevos tiempos. Les cuento que, para Adelfo no era fácil vivir los cambios, pero con la ayuda de Dios siempre mantuvo las patas sobre la tierra y no perdió el control de los negocios. Les digo esto porque durante ese tiempo le llego una oportunidad para hacer crecer la producción de queso. Siempre había soñado con ver crecer los negocios, y al parecer ahora se le presentaba una oportunidad. Sin embargo, ante los nuevos retos, Adelfo experimento algunos miedos y preocupaciones sobre su deseo de crecer, por lo que rápidamente emprendió un viaje rápido a la ciudad de los sapientes, quienes eran ratones consejeros y muy experimentados en la ley y la mayordomía.

Así que, después de escucharlo por algunos minutos, uno de los sapientes con voz firme le aseguró que el miedo era normal, y que su deseo de crecer no era tan malo si tenia las motivaciones correctas; es decir, que su deseo de ir al otro nivel no estuviera motivado por la ambición, el materialismo o el orgullo, pues para los ratones sapientes estas motivaciones eran malignas y  afectaban seriamente la integridad de la buena mayordomía, pues ellos aseguraban que “las riquezas de vanidad solo tendían a disminuir” (Prov 13:11). Por otro lado, también le explicaron que la idea del crecimiento debe ir a la par de sus posibilidades, pues aunque las oportunidades a veces tocan a la puerta no siempre era buen momento para aceptarlas. Adelfo debía saber que junto al crecimiento también crecían las responsabilidades (Ecle 5:11), así que para ello debía estar preparado con antelación, pues no se puede ir al otro nivel de una forma irresponsable, sobre todo sabiendo que los nuevos retos exigen mayores respuestas. Y ya por ultimo, o al menos eso fue lo que me dijo Adelfo, el sapiente que hablaba terminó haciendo una oración muy explicita sobre el asunto, en la cual pidió a Dios sabiduría para Adelfo, y sobre todo discernimiento para percibir todos los detalles en esta nueva etapa de crecimiento, pues has de saber que como dicen los ratones: “de noche todos los gatos son pardos”, no se pueden tomar decisiones a tientas ni a obscuras. Hay que ser sabios, prudentes y diligentes al proceder, sabiendo que las buenas oportunidades solo son buenas si convienen. Así que, finalmente Adelfo regresó a la ciudad, con miedo, pero muy confiado en Dios, seguro de sus sanas motivaciones y listo para emprender otro viaje hacia un nuevo reto y un nuevo destino.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Operacion Petter Pan, una historia de migrantes

Entre diciembre de 1960 y octubre de 1962, miles de niños salieron de Cuba sin sus padres. Esta fue, sin lugar a duda, una de las mayores emigraciones más grandes de niños refugiados sin acompañantes; misma que consistía en trasladar vía aérea a 14,048 niños de entre los seis y diecisiete años de edad hacia los Estados Unidos de Norteamérica. La operación se llamó “Petter Pan” y fue instituida por la oficina Católica de Bienestar de Miami a petición de un grupo de padres cubamos, que al no poder salir de Cuba, prefirieron ver partir a sus hijos a un lugar seguro antes de permitir que el régimen cubano, encabezado por Fidel Castro, enviara a esos niños a un obligado “adoctrinamiento comunista” Algunos padres habían escuchado rumores de que el gobierno cubano les quitaría la patria potestad de sus hijos incrementando la preocupación de aquellos padres, sobre todo de aquellos que profesaban una fe en Dios, pues se creía que parte de ese adoctrinamiento era ateísta. Pero muchos niños fueron beneficiados por la operación “Petter Pan” logrando salir de la isla en dicha operación y fueron entregados a familiares que residían en Miami; algunos de ellos también fueron a diferentes lugares de los Estados Unidos y puestos en campamentos mientras que otros fueron entregados a otras familias que cuidarían de ellos.

 Finalmente, la operación concluyó en octubre del año 1962 cuando la crisis de los misiles de Cuba hizo que se interrumpieran todos los vuelos de Cuba a los Estados Unidos. Para entonces, ya esos miles de infantes habían entrado a Estados Unidos, no considerados indocumentados, si no mas bien, sin la exigencia de un visado, tal y como lo describen en su libro el Reverendo Feliberto Pereira y el reportero Chris Kelley “Yo también soy inmigrante…y jamás lo olvido” publicado en el año 2003.

 Ante este hecho histórico se puede apreciar primero, que la preocupación de los padres sobre sus hijos era clara y justificante. Vivir en un país donde existía el racionamiento de alimentos, muchas escuelas clausuradas, prohibida la fe en Dios, intimidación por parte de las autoridades, reclutamiento obligatorio para los jóvenes de cierta edad y la obligación para el servicio del gobierno eran, por así decirlo, suficientes elementos de preocupación, que sin duda no dejaban dormir a mas de un padre de familia angustiado por el futuro de sus hijos. Queda claro, que ningún padre abandono a sus hijos ante este hecho, sino que la operación “Petter Pan” ofrecía la esperanza para salvar con anticipación a quienes estaban destinados al idealismo del régimen de Castro; a menos que fueran acusados de impostores y desleales.

 Pero por otra parte, la operación “Petter Pan” también representaba dolor, tanto de los hijos como de los padres por la separación ante esta oportunidad esperanzadora. Dolor y trauma que quizá tardarían años en sanar, y que en algunos casos dejaría enormes vacíos ante la incertidumbre de volverse a ver. Aunque en la actualidad existen relatos de que muchos de estos niños volvieron a ver sus padres también existe la posibilidad de que muchos otros no. Así que, ante esto nace la pregunta sobre si el sacrificio hecho por aquellos padres ¿fue acertado, o no? Pero ¿quien podría contestarla? ¿Acaso es posible desarrollar la suficiente empatía como para dar respuesta a esta pregunta cincuenta y seis años después? Al menos quien no lo haya vivido, no.

 Pero por ahora, en plena era de la internet y de las redes sociales, nos toca a nosotros vivir la crisis de las familias que tratan de cruzar la frontera y conseguir asilo. Que viéndolo desde esa perspectiva, aseguran buscar más la seguridad y protección para sus infantes, que una ambición material y personal; porque lamentablemente, en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, solo por mencionar algunos, se carece de la seguridad y pierden la esperanza ante la poca o nada ayuda que reciben de sus autoridades; provocando así, la emigración de estos padres, que decidieron salir con sus hijos a buscar lo mejor para sus familias; y esto a pesar de los peligros que quizá muchos no ignoraban. Entonces, ante este hecho, la mayoría de las personas se debaten, no tanto a favor o en contra de separar a los padres de los hijos, sino entre culpas y reproches; algunos de carácter político y otros de carácter personal. Porque todos tienen algo que decir, porque saben algo o creen saberlo a raíz de tanta información, que mala o buena corre con mas rapidez que en 1960, pero que hasta cierto punto, cada vez menos confiable, y que sirve de poco para formarse un criterio sano y justo. Por ahora lo único cierto es que, por un lado continúan las protestas, y por el otro, el esfuerzo por mantener a un país seguro para todos.

 

 

Miguel Cortez

La voz desde el bullicio

El mensaje de Dios para todo el mundo es “que El nos amo tanto, que dio a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en el crea no se pierda, mas tenga la vida eterna”. Este mensaje no ha cambiado, y no cambiara nunca. Porque el amor y la gracia de Dios es mas grande que todo el pecado que pueda haber en este mundo.

Los acontecimientos de la ultima semana de Jesús en la tierra, justo antes de la cruz, fueron llenos de mucha actividad y emociones para el; paso tiempo con sus discípulos a solas, discutió fuertemente con los fariseos, la gente lo ovacionó al entrar a Jerusalén, maldijo una higuera, purifico el templo, ofreció algunos discursos, paso tiempo en oración y también hablo sobre su muerte, lo cual para sus discípulos fue algo extraño. Finalmente, Jesús fue traicionado, abandonado, golpeado y arrestado por el delito de blasfemia. No había marcha atrás, fue declarado culpable, Barrabas fue puesto en libertad y la hora de las tinieblas comenzó. Mucho ruido, alboroto y tumulto para aun viernes; pero no cualquier viernes.

Pero entre tanto alboroto, y aún mas fuerte que los gritos humillantes de la gente, sobresalieron las palabras del maestro crucificado, que no fueron muchas, pero si suficientes para dejar en claro su amor, su bondad, su humanidad y su propósito por el cual vino a esta tierra. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, que nos recuerda que a través de su sacrificio nosotros hemos sido absueltos de nuestros pecados; “De cierto te digo, que desde hoy estarás conmigo en el paraíso”, que nos indica sobre el acceso directo al Padre atreves de el, sin necesidad de otros medios o sacrificios; “Mujer, he aquí a tu hijo, hijo he aquí a tu madre”, que refleja su cuidado desde la cruz y que nunca nos dejará desamparados bajo cualquier circunstancia; “Dios mío, porque me has desamparado”, que indica su sentimiento sobre la ausencia de Dios en su vida, consecuencia de nuestro pecado y pago de separación que estaba destinado para nosotros, pero que finalmente fue el precio más alto que  tuvo que pagar por el mundo; también dijo “Tengo sed”, que reflejaba su humanidad; “Consumado es” qiue era el resultado final del propósito de su venida a la tierra, y que finalmente se cumplió totalmente en la cruz al morir por nuestros pecados; y luego dijo “en tus manos encomiendo mi espíritu”, que se refiere a que no se aferro a la vida, sino que la entrego el mismo, y voluntariamente para que cada uno de nosotros pudiéramos alcanzar la vida eterna.

El mensaje en la cruz fue claro. Cristo amo tanto a su creación que murió por el para salvarlo, de la condenación, de la ausencia de Dios y del fuego eterno. Mas ahora, y gracias a el, podemos alcanzar la vida eterna, entrar al cielo y disfrutar de todas las bendiciones celestiales, y también las terrenales. Con su muerte pago el pecado del mundo, mas después resucitando al tercer día nos dio vida a nosotros en abundancia. Cristo venció a la muerte, y porque el vive nosotros también viviremos. Mas ahora nos toca a nosotros aceptar su mensaje, compartir su bondad, y hacerle saber a todos este su mensaje de amor.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com