Todas las entradas por Miguel Cortez

Columnista Pasos de Hormiga

Todo en su momento se disfruta mejor

Las hormigas nunca se rinden. Al menos las que yo conozco, que por cierto acaban de tener una reunión para celebrar un año mas de haber construido las murallas de la gran fortaleza donde vive la reina, pues hace tiempo, como ustedes han de saber, se vivió una gran batalla entre las hormigas y el ejercito del sur, ya que ellos siempre están tratando de eliminar a las hormigas, ya sea por envidia, o por orgullo propio. Me recuerda al diablo, que como dice la biblia, solo tiene intenciones malas y únicamente busca a quien devorar. Pero al igual que las hormigas, uno nunca debe rendirse, y aunque las cosas no siempre salen como uno quisiera hay que seguir adelante.

Pero volviendo al tema de la fiesta, figúrese usted que las hormigas también son muy organizadas, pues antes de celebrar primero salieron a trabajar, lo cual me deja a saber que hay que saber esperar, o como dijo la reina: “las cosas se disfrutan mas si se sabe esperar”. Y lo dijo porque en cierta ocasión ella vio como algunas hormigas que apenas generaban un manojo de ganancia rápidamente salían a gastar sin guardar algo para el futuro, y lo que es peor, se gastaban todo lo acumulado en unas horas para luego andar penando y pidiendo ayuda a la gran fortaleza como si esta fuera la responsable por su falta de responsabilidad. Por tal razón, la reina apretó el cinturón y enseñó un principio que nadie debe olvidar: “Trabaja hoy para celebrar mañana”. Lo que quiere decir, es que debemos aprender que hay tiempo para todo (Ecle 3:1). Hay tiempo para nacer, morir, plantar, arrancar, edificar, llorar, endechar, bailar, esparcir piedras y juntarlas, romper, cocer, amar, guardar y desechar (Ecle 3:2-8). Sepa bien que Dios todo lo hizo hermoso en su tiempo (Ecle 3:11) y que todo lo que se quiere hacer debajo del sol también tiene su hora y su momento (Ecle 3:17).  Así que, lejos este de nosotros derrochar el tiempo, o mal gastarlo en cosas que no aprovechan. Las cosas se disfrutan mejor cuando se hacen en el tiempo adecuado y se provechan mas si se hacen con planeación. La reina hormiga era una experta, sabia y prudente, por eso su reino era prospero y productivo. Ella no se andaba por las ramas, ahí a todos les gustaba divertirse, disfrutar de sus ganancias y celebrar con fiestas a lo grande. Pero eso si, no sin antes trabajar, producir y planear bien las cosas. Como la gran fiesta, que bien se lo tenían merecido, pues como les dije antes, habían tenido una gran batalla contra el ejercito del sur, que finalmente ganaron gracias a la perseverancia y las oraciones de todos. Me resta decirles, que aquella gran fiesta fue todo un éxito, pues se dieron regalos y hubo mucha comida, baile y sorpresas. Todo cuanto se puede disfrutar, pero como ya les dije, en su tiempo y en el momento perfecto.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

¿Tienes un nuevo reto? Lee esto

Las necesidades empujan a los cambios, los cambios traen retos, y los retos traen crecimiento. Hace algún tiempo se hizo un censo en la Ciudad de los Quesos Escondidos. Todos los ratones fueron contados y se dieron cuenta de que la ciudad había crecido. Pero con el crecimiento también crecieron las responsabilidades, los problemas, las necesidades, y los nuevos retos. Porque así es esto, al crecimiento nunca llega solo. Pero Adelfo, quien dirigía las operaciones de la producción siempre mantuvo la mente abierta, y logró así adaptarse a los nuevos tiempos. Les cuento que, para Adelfo no era fácil vivir los cambios, pero con la ayuda de Dios siempre mantuvo las patas sobre la tierra y no perdió el control de los negocios. Les digo esto porque durante ese tiempo le llego una oportunidad para hacer crecer la producción de queso. Siempre había soñado con ver crecer los negocios, y al parecer ahora se le presentaba una oportunidad. Sin embargo, ante los nuevos retos, Adelfo experimento algunos miedos y preocupaciones sobre su deseo de crecer, por lo que rápidamente emprendió un viaje rápido a la ciudad de los sapientes, quienes eran ratones consejeros y muy experimentados en la ley y la mayordomía.

Así que, después de escucharlo por algunos minutos, uno de los sapientes con voz firme le aseguró que el miedo era normal, y que su deseo de crecer no era tan malo si tenia las motivaciones correctas; es decir, que su deseo de ir al otro nivel no estuviera motivado por la ambición, el materialismo o el orgullo, pues para los ratones sapientes estas motivaciones eran malignas y  afectaban seriamente la integridad de la buena mayordomía, pues ellos aseguraban que “las riquezas de vanidad solo tendían a disminuir” (Prov 13:11). Por otro lado, también le explicaron que la idea del crecimiento debe ir a la par de sus posibilidades, pues aunque las oportunidades a veces tocan a la puerta no siempre era buen momento para aceptarlas. Adelfo debía saber que junto al crecimiento también crecían las responsabilidades (Ecle 5:11), así que para ello debía estar preparado con antelación, pues no se puede ir al otro nivel de una forma irresponsable, sobre todo sabiendo que los nuevos retos exigen mayores respuestas. Y ya por ultimo, o al menos eso fue lo que me dijo Adelfo, el sapiente que hablaba terminó haciendo una oración muy explicita sobre el asunto, en la cual pidió a Dios sabiduría para Adelfo, y sobre todo discernimiento para percibir todos los detalles en esta nueva etapa de crecimiento, pues has de saber que como dicen los ratones: “de noche todos los gatos son pardos”, no se pueden tomar decisiones a tientas ni a obscuras. Hay que ser sabios, prudentes y diligentes al proceder, sabiendo que las buenas oportunidades solo son buenas si convienen. Así que, finalmente Adelfo regresó a la ciudad, con miedo, pero muy confiado en Dios, seguro de sus sanas motivaciones y listo para emprender otro viaje hacia un nuevo reto y un nuevo destino.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

¿Tentado? Usted debe leer esto.

La víbora, que había sido la más astuta de todos los animales del campo, persuadió a Eva con el propósito de verla caer en tentación; y lo logro. Al parecer, Eva fue persuadida, engañada y finalmente enganchada por aquella voz insistente que le aseguraba una vida llena de bendiciones. Sin embargo, como usted sabe, todo había sido una cruel mentira despiadada del diablo que vino a terminar en vergüenza, dolor y perdida (Gn 3). Así es como funciona la tentación, que como mecanismo de influencia lo seduce, lo atrae y hasta lo convence de hacer el mal asegurándole que es algo bueno, y que finalmente sin darse cuenta usted cae delante del lobo, que inocentemente o no, termina usted pagando las espantosas consecuencias de sus malas decisiones. Por otro lado, me queda claro que las tentaciones no proceden de Dios, pues “cuando alguno es tentado, no puede decir que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni El tienta a nadie” (Stgo. 1:13). Por lo cual, si usted esta siendo tentado a robar, adulterar, matar, engañar, defraudar, mentir o violar la ley, por decir algunos “pecaditos”, créame que viene del diablo y no viene para bendecirle, sino para destruirle.

Por tal razón, rápido busque a un amigo de confianza, alguien que pueda ayudarle a soportar la tentación. No luche solo, busque apoyo y no seda a la tentación. Por otro lado, no minimice el poder de la oración, pues Jesús dijo “Velad y orad, para que no entréis en tentación” (Mr. 14:38). Así que, platique con Dios, deje que El fortalezca su mente, su carne y su espíritu, de tal manera que pueda soportar la seducción, la presión y la mentira del diablo.

Aguante, recuerde que la firmeza hace que el diablo desista y se vaya (Stgo 4:7). Si usted escucha sus mentiras puede que se las crea, así que no lo escuche. No hay bendición en la tentación, y no hay abundancia detrás de la maldición. Practique la integridad y haga lo bueno, deje todo lo que huela a problemas, mentira, y pecado. No hurte, no mienta, haga el bien, cuide a su familia, practique la verdad, sea honesto, ayude a otros y aguante, pues “bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman (Stgo 1:12). Así que resista. Conviértase en la persona que Dios quiere que usted sea. Niéguese a hacer el mal aunque este “parezca” vestirse de bien, y no se permita ser engañado por la víbora, el lobo o el diablo. Recuerde, la verdadera bendición no esta en la tentación, si no en la oposición a caer en esa tentación.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Haga caso, confíe en Dios y no se agobie.

En las finanzas personales siempre hay que poner a Dios en primer lugar, eso es bueno y además es lo correcto. Pero, no solamente debemos poner a Dios en primer lugar en cuestiones de dinero; también en todo lo demás. Figúrese que Jesús en cierta ocasión aseguró que todas las cosas que necesitamos llegan a nuestra vida de una manera u otra cuando buscamos a Dios sobre todo (Mt 6:33). Esto debe ser cierto, pues su palabra es infalible; es decir, que no falla. Pero para ser sincero, a los escarabajos como que no les cae el veinte sobre estas palabras. Últimamente, dicen que se les ha visto trabajar y trabajar arduamente de sol a sol para producir mucho. Al parecer siempre están preocupados por el futuro. Por alguna extraña razón la ansiedad y la congoja se ha convertido en el pan diario de cada día y el cansancio se les nota a kilómetros de distancia. Y todo por no confiar en Dios, y por no escuchar el consejo de la reina hormiga que claritamente les dijo lo siguiente:

“Depositen en Dios toda su ansiedad, porque El cuida de ustedes” (1 Ped 5:7). Pero, los escarabajos cabezones en ves de depositar sus mortificaciones en Dios, se dedicaron a llenar sus depósitos de tesoros, tanto que se llenaron de agobio, y tanto que la tensión finalmente los enfermó física y mentalmente, pues como usted sabe, el exceso de estrés y las altas tensiones de trabajo terminan un día afectando todo el cuerpo físico, que por cierto, no es de acero y se va acabando. Por tal razón, ahora con la pena y todo, los escarabajos buscan la manera de salir del circulo vicioso de la búsqueda intensa del sustento, pues al parecer, según dicen, algunos de ellos han descubierto que confiar en Dios les produce mucha paz, tanto que hasta algunos de ellos ya se les ve paseando por los arboles frondosos disfrutando de la recreación y gozando de las bendiciones de Dios, que por cierto no son pocas, pues sepa bien que si usted honra a Dios con sus bienes, El le llenará los depósitos de abundancia, y gozará de una vida abundante (Prov 3:9).

Así que, ya no hay que echarle mas piedras al buche. Es decir, mas preocupaciones que las que uno debe llevar. No se las invente. Aprenda a confiar en Dios, pues como dice el canto “si el cuida de las aves, también cuidará de nosotros”. Y de los escarabajos también, que cada día están aprendiendo mas de la reina hormiga que bien hace en tomarse el tiempo para ayudar a quienes lo necesitan. No porque sea perfecta, si no porque la gracia del creador, que de por si ya es bastante abundante, le rodea con su favor cada mañana, razón suficiente como para que todos y cada uno de nosotros pongamos a Dios sobre todas las cosas.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Vaya y descanse como Dios manda

La hormigas con alas….

No hay nada de malo en tomarse un “descansito” de vez en cuando, sobre todo ahora que viene el fin de semana. Hay que recargar energías, distraerse un poco y pasar tiempo con la familia. Quizá haya otras actividades, pero siempre es bueno y saludable salirse de la rutina y hacer a un lado el trabajo para retroalimentarse con otras distracciones. ¿Y usted, que hace para descansar el fin de semana? o ¿Cómo hace para recargar pilas y regresar con mucha actitud y buena energía al trabajo? Le diré algo, pero no me juzgue de loco, pues el otro día me encontré un grupo de hormigas con alas que danzaban alegremente, sonreían y cantaban con armoniosas voces angelicales que desde lo lejos captaron toda mi atención. Se supone que las hormigas son muy trabajadoras, “pueblo no fuerte, que en el verano preparan su comida” (Prov 30:25), y supongo que por eso no se preocupan en tiempos de lluvia, o inverno, porque ellas se han de preparar antes y así no andan con apuros si les llega el tiempo de las vacas flacas. Pero, volviendo a las hormigas con alas y los tiempos de descanso, quizá debamos aprender un poco de ellas, pueblo no fuerte, pero que si es muy sabio y que mucho hemos de aprender de ellas, pues Salomón dijo que en todo había sabiduría y que al encontrarla seríamos grandemente bendecidos (Prov 3:13). Así que, por esta vez no quise dejar pasar la oportunidad, y al ver a este ejercito de hormigas con alas bailar y cantar me di cuenta de lo bueno que es disfrutar de la vida, aunque para eso uno tiene trabajar y aprender a reducir el exceso de estrés producido por las presiones de la vida. Es decir, sea proactivo y reduzca el estrés (hasta donde usted pueda) y aprenda a descansar como Dios manda, es decir, un día a la semana. Usted ha de saber que Dios hizo la creación en seis días, y el séptimo descansó, lo consagró y lo dedicó al descanso, dando así ejemplo para toda la humanidad. No fuimos diseñados para trabajar los siete días de la semana durante mucho tiempo. Tarde o temprano el cuerpo se cansa, la mente se agota y el entusiasmo desaparece como la quincena de quien no sabe administrar. Trabajar así solo produce amargura, enojo y mucho descontento. Por lo tanto, evite los excesos de trabajo (hasta donde le sea posible) aprendiendo a decir cortésmente “No” cuando debe decir “No”; programe sus actividades con anticipación; póngase limites saludables; no trate de quedar bien con todo el mundo; y no deje las cosas que puede hacer hoy para después, porque luego se le acumulan y el tiempo lo alcanza. Ánde y vaya a disfrutar su día de descanso. Pase tiempo con la familia. Ponga una parrillada o pase al zoológico y dese una caminadita por ahí. De paso, si ve al ejercito de hormigas con alas cantando y bailando no se asuste, solo recuerde que “hay que disfrutar la vida”.

Miguel Cortez

macortez1@live.com

¿Cómo valoras una amistad?

Llevarse bien con todo el mundo es posible, pero caerle bien a todos es un poco difícil y no siempre se logra. Sin embargo, el arte de las buenas relaciones esta en nuestras manos y todos los días hay que ser pro-activos para llevarnos bien con todos, pues yo siempre he dicho que todas las relaciones son importantes ya que todas siempre nos dejan una enseñanza positiva o negativa. Tal es el caso de mi amigo Rolando, que siempre tenia una respuesta para todo, pues era muy estudioso y muy ágil en las matemáticas, cosa extraña en mis amigos de la infancia, pero que al ir a la tienda a comprar el mandado bien que nos era de mucha ayuda. Pero lo importante aquí no era tanto su asesoría financiera, que mucho ayudaba, si no la amistad que se forjaba todos los días a través de las vivencias y de las pruebas que la vida misma nos otorgaba, pues usted ha de saber que las mejores amistades se forman en la plataforma de las diferencias y la olla de los desacuerdos; pues es ahí, si usted reacciona bien, donde la verdadera madurez nace y se fortalecen las buenas relaciones.

 

Pero como ya le dije antes, usted tiene que ser proac-tivo para que todo funcione; es decir, tenemos que poner nuestro grano de arena, a veces tenemos que dar nuestro brazo a torcer y aceptar que no siempre tenemos la razón. Se que hay muchas cosas que usted puede hacer para establecer mejores relaciones, pero por lo menos aquí le dejo algo que pensar.

Primero, valore el consejo y el regaño de un amigo. La biblia dice que “el hierro con hierro se afila, y el hombre en el trato con el hombre” (Prov 27:17). Mucho se puede aprender de un amigo, sobre todo de quien está mas cerca, pues el o ella es quien le conoce mejor y sabe de que pata “cojea”. Recuerde que las verdaderas amistades son las que se preocupan por usted, y no siempre tienen que darle la razón en todo. A veces nos corrigen y es de sabios escucharlos, pues todas aquellas correcciones “son rectas al que entiende, y razonables a los que han hallado sabiduría” (Prov 8:9).

Por otro lado, valore la confianza y atesore que le pidan a usted un sabio consejo. La biblia dice que su consejo es como “el ungüento y el perfume que alegra el corazón” (Prov 27:9); así que, busque la dirección de Dios para dar un consejo, considérese una caja fuerte para cuidar con respeto todo lo que le digan y no traicione la confianza; pues solamente “el hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos” (Prov 16:28).

Así que, hay que cuidar de las relaciones personales. Esta en nosotros llevarnos bien con todos, aunque sea difícil. Pues es mejor que se tenga un buen recuerdo de nosotros y no una mala experiencia por no haber cuidado uno de los valores mas importantes. La amistad.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Comer en la calle

Hoy me comí un lonche. Me supo muy rico. Fue algo saludable y muy barato. Los que me conocen sabrán que siempre trato de no gastar tanto, ahorrar algo y economizar para no dejar ir el dinero tan fácil. Porque aún en la comida se gasta, pero el punto es saber que comprar. Algunos dice que es mejor comer en casa, pero en mi caso, como en muchos de ustedes, no nos es posible por causa del trabajo y las prisas de los quehaceres. Así que, uno compra algo por ahí que no cueste tanto y listo. Pero, la recomendación sigue siendo, dentro de lo posible, evite comer tanto en la calle. No siempre es sano, hacerlo todo el tiempo sale caro y disminuye nuestra economía con mayor rapidez. Así que, hay que cuidar nuestra economía, que no se gana fácil y si se puede ir mas rápido como el lonche de hoy.

Miguel Cortez