¿Tienes un nuevo reto? Lee esto

Las necesidades empujan a los cambios, los cambios traen retos, y los retos traen crecimiento. Hace algún tiempo se hizo un censo en la Ciudad de los Quesos Escondidos. Todos los ratones fueron contados y se dieron cuenta de que la ciudad había crecido. Pero con el crecimiento también crecieron las responsabilidades, los problemas, las necesidades, y los nuevos retos. Porque así es esto, al crecimiento nunca llega solo. Pero Adelfo, quien dirigía las operaciones de la producción siempre mantuvo la mente abierta, y logró así adaptarse a los nuevos tiempos. Les cuento que, para Adelfo no era fácil vivir los cambios, pero con la ayuda de Dios siempre mantuvo las patas sobre la tierra y no perdió el control de los negocios. Les digo esto porque durante ese tiempo le llego una oportunidad para hacer crecer la producción de queso. Siempre había soñado con ver crecer los negocios, y al parecer ahora se le presentaba una oportunidad. Sin embargo, ante los nuevos retos, Adelfo experimento algunos miedos y preocupaciones sobre su deseo de crecer, por lo que rápidamente emprendió un viaje rápido a la ciudad de los sapientes, quienes eran ratones consejeros y muy experimentados en la ley y la mayordomía.

Así que, después de escucharlo por algunos minutos, uno de los sapientes con voz firme le aseguró que el miedo era normal, y que su deseo de crecer no era tan malo si tenia las motivaciones correctas; es decir, que su deseo de ir al otro nivel no estuviera motivado por la ambición, el materialismo o el orgullo, pues para los ratones sapientes estas motivaciones eran malignas y  afectaban seriamente la integridad de la buena mayordomía, pues ellos aseguraban que “las riquezas de vanidad solo tendían a disminuir” (Prov 13:11). Por otro lado, también le explicaron que la idea del crecimiento debe ir a la par de sus posibilidades, pues aunque las oportunidades a veces tocan a la puerta no siempre era buen momento para aceptarlas. Adelfo debía saber que junto al crecimiento también crecían las responsabilidades (Ecle 5:11), así que para ello debía estar preparado con antelación, pues no se puede ir al otro nivel de una forma irresponsable, sobre todo sabiendo que los nuevos retos exigen mayores respuestas. Y ya por ultimo, o al menos eso fue lo que me dijo Adelfo, el sapiente que hablaba terminó haciendo una oración muy explicita sobre el asunto, en la cual pidió a Dios sabiduría para Adelfo, y sobre todo discernimiento para percibir todos los detalles en esta nueva etapa de crecimiento, pues has de saber que como dicen los ratones: “de noche todos los gatos son pardos”, no se pueden tomar decisiones a tientas ni a obscuras. Hay que ser sabios, prudentes y diligentes al proceder, sabiendo que las buenas oportunidades solo son buenas si convienen. Así que, finalmente Adelfo regresó a la ciudad, con miedo, pero muy confiado en Dios, seguro de sus sanas motivaciones y listo para emprender otro viaje hacia un nuevo reto y un nuevo destino.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s