El dinero no es solo para gastar

Lo que aprendió la oruga, el día que fue con la reina hormiga

Hace mucho tiempo atrás el escarabajo café había estado preocupado por su amiga la oruga. No era nada grave, solo que la veía batallar muy seguido con sus recursos, y con frecuencia dejaba de cumplir con las responsabilidades financieras, cosa curiosa puesto que casi todas las orugas eran prosperas. A veces se les veía viajando por las orillas del gran lago azul donde habitaban las hormigas de las minas, cosa que aprovechaban para realizar grandes compras de materiales costosos que necesitaban, según ellas, para la construcción de sus opulentas viviendas preciosas y prestigiosas. Les gustaba la buena vida, disfrutaban al día sus enormes ganancias, celebraban sin medida, sin prudencia, y sin pensar en el mañana. Pero el escarabajo café era sabio, y eso de la opulencia no le apantallaba, pues en la ciudad de Hormiguea había aprendido muy bien los principios de la buena mayordomía y sabia que algo no andaba bien con su amiga la oruga. Así que, un día de esos se reunieron el, la oruga y Margavita para visitar a la reina hormiga, se dispusieron a pedir consejo y mira lo que la reina dijo aquella hermosa mañana. “No es lo mismo ser rico que ser prospero. Como verán, ser rico es tener dinero y poder comprar muchas cosas; pero ser prospero significa que uno puede producir las cosas para luego generar más ingresos, y consencientemente seguir produciendo para seguir creciendo. Pero no así el insensato, que aún teniendo todo a la mano lo disipa (Prov 21:20) pues la falta de prudencia, madurez y buen juicio le hace dejar ir volando sus ganancias como el águila hacia el cielo (Prov 23:5) para luego no regresar. Así que, mis estimados amigos, sean prudentes y cuiden bien sus pasos (Prov 14:15). O mejor dicho, aprendan a tomar decisiones sabias con sus ganancias, no las pierdan fácil y sean creativos con ellas. Por ejemplo, si alguno de ustedes tiene alguna deuda pendiente páguela, pues es mejor vivir sin ataduras. También guarden, pues ustedes no saben que será del día de mañana, pues la vida es como la neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece (Stgo 4:14). Y por ultimo, inviertan todo lo que puedan. En las minas del lago azul hay abundancia de productores capaces de hacer crecer sus inversiones, no con el fin de hacerles mas ricos, sino con el fin de hacerles mas productivos, pues el crecimiento económico es una responsabilidad que se debe asumir con madurez y generosidad” cosa que la reina dejo en suspenso, pues ella siempre tan ocupada regresó a su fortaleza para atender un asunto de ultimo momento. Como siempre, Margavita ya había hecho notas en su diario, pues cada vez que la reina hablaba todo apuntaba. El escarabajo café estuvo sorprendido por la belleza de la reina, así también como de sus palabras. Y pues la oruga estaba tratando de dirigir todo lo que había escuchado, pues ante la sorpresa de aquellas palabras se dispuso ahora a no dejar ir lo que con tanto esfuerzo le había costado ganar.

Miguel Cortez

Macortez1@live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s