¡No es al ahi se va!

La frese “como Dios le dio a entender” es un dicho que regularmente representa a una persona que no sabía como hacer las cosas, y que en el proceso las fue haciendo como se le iba ocurriendo; es decir, “al ahí se va”. No es una muy buena fórmula para aquellos que les gusta tener el control de lo que hacen, sobre todo para aquellos que les gusta planificar su vida financiera y que prefieren saber a donde va a parar su dinero. Así como Ladybag, la catalina mas hermosa de toda la ciudad de Hormiguea, que todo lo planificaba porque solo así, según ella, se podía tener buena salud financiera. Pero Ladybag no vivía sola, era casada, y desde aquel día de la boda las cosas cambiaron en algunos aspectos.

Resulta que el escarabajo azul, su esposo, que con su elegancia estaba acostumbrado a vivir bien, vestir bien y comer bien; aun y cuando no ganara lo suficiente. Los escarabajos eran pésimos administradores. Además, las familias de los escarabajos tenían costumbres diferentes a las catalinas en cuanto al manejo del dinero, tenían ideas que por generaciones se habían convertido en reglas y verdades para ellos. Pero Ladybag tampoco “cantaba mal las rancheras”, también ellas tenían ideas un poco alocadas sobre la perfección y sus pensamientos acerca de la riqueza, que al parecer estaban muy por encima de la realidad, pues para ellas el mucho tener era símbolo de buena autoestima y en muchas ocasiones su felicidad dependía mucho de los bienes materiales que se podían poseer, cosa que iba en contra de algunos valores de los escarabajos.

¡Vaya matrimonio! Al parecer había muchas diferencias que representaban pocas esperanzas. Pero si no hubiera sido por Margavita, que partir del libro sagrado, trajo un asesoramiento que les cambio la vida y la mera mentalidad sobre el mundo financiero en pareja, pues como dijo el maestro “ya no son dos, sino una sola carne” (Mt 19:6).

En resumen, los dos debieron esforzarse para realizar los cambios necesarios en sus vidas y hacer que la economía de su hogar funcionara en armonía. Erradicaron mitos e ideas equivocadas sobre las costumbres financieras (cosas que normalmente hacían pero que no sabían porque lo hacían y que estaban mal); abandonaron actitudes y comportamientos destructivos concernientes a finanzas personales y que los alejaban el uno del otro (Mt 12:25); conectaron sus finanzas en equipo de manera practica, simple y efectiva para hacer frente a los problemas (dejaron de verse como enemigos Ecle 4:9-10); priorizaron sus gastos y establecieron con antelación el uso de sus recursos (Prov 27:23-27); y finalmente,  establecieron nuevas metas financieras para mejorar su calidad de vida en el presente y también en el futuro, puesto que el deseo de Ladybag era poder vivir algún día en las montanas cerca del lago azul para contemplar aquellos hermosos atardeceres divinos. Pero que, para poder llegar a eso, debían hacer las cosas “como Dios dijo” y no solamente como según nosotros vamos entendiendo, es decir “al ahí se va”.

Miguel Cortez

macortez1@live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s