Ahorrar, tan bíblico como el matrimonio

Resulta ser que a la tal Ladybug le va muy bien en sus finanzas, y esto aún después de casada que tiene mas gastos que antes. Lo se porque la misma Margavita, quien fuera una de las hormigas mas sobresalientes de la ciudad me lo conto una tarde fría de enero. Es normal que cuando uno se casa hay que adaptarse a muchos cambios, sobre todo en el manejo del dinero. No digo que sea fácil hacerlo, pero si posible. Tal y como lo hizo Ladybag, que según Margavita, se puso a buscar en el sagrado libro de la vida las instrucciones básicas sobre el buen manejo de dinero, que bien dicen por ahí, dan excelentes resultados a quienes las viven. Y para no hacerles mas larga la historia, les cuento que ella encontró algunas claves interesantes que le trajeron buenos resultados, mismos que si los hacemos nosotros, podremos lograr la armonía financiera que tanto anhelamos en el hogar.

Primero, hay que hacer tiempo para sentarse en pareja para hablar de finanzas. Pues en el libro sagrado dice que “mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo” (Ecle. 4:9). Con razón se dice que la unión hace la fuerza. Así que, hay que evitar sacarle la vuelta a esas platicas rasposas sobre el dinero. Haga una oración antes de comenzar y deje que Dios les ayude a planificar sus finanzas personales.

Segundo, establezcan prioridades. Es decir, no le hace que usted este antojado de un nuevo teléfono, que por cierto cada año es mas caro y sirve para lo mismo. Hay que sacrificar aquí primero aquellos lujitos que pueden esperar y concentrarse en aquellas cosas que realmente ustedes deben cumplir. Por ejemplo, el pago de la vivienda, el auto, las deudas, los impuestos y todas aquellas cosas, que de no pagarlas, los meterían en tantos problemas. Recuerde, estas responsabilidades siempre van primero. Después vienen las necesidades, tales como el alimento, el vestido y aquellos gastos que regularmente se necesitan en el hogar. Y asi, después usted podrá dejar algo para algunos gastos ocasionales, como la diversión y otras cosas.

Y tercero, no debe olvidar destinar algo de sus ingresos al ahorro. Que algunos dicen debería destinar el 5% de sus ingresos para esta categoría. El punto es que deben hacerse del habito del ahorro, aunque sea poco a poco, pues según Ladybag dice que “la riqueza ilusoria disminuye; (pero) el que la junta poco a poco, la aumenta” (Prov. 13:11). Así que, es mejor ahorrar que disipar, y es mejor juntar que desparramar, pues como también lo dijo Salomón “en casa del sabio hay riquezas y perfumes, pero el necio gasta todo lo que tiene” (Prov. 21:20).

Y esa es la razón por lo que a Ladybug y su esposo les va muy bien. No ganan mucho. Eso dice Margavita. Pero siempre ponen en práctica lo que dice el libro sagrado, que por cierto, bien guardado lo tienen en lo mas profundo del corazón.

Miguel Cortez

macortez1@live.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s