México se trenza, entre la fé, la esperanza y el amor

El sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre destruyó viviendas, derribó edificios, causó grandes pérdidas y cobró vidas; pero, el carácter de los mexicanos ante esta tragedia afloró la solidaridad y el mundo se percató de ello. Quizá la palabra que más has escuchado en estos últimos dos días ha sido esa, solidaridad. El pueblo mexicano de forma automáticamente hizo lo que tenía que hacer y el apoyo de toda la sociedad se hizo evidente. La ayuda incondicional y desinteresada no se hizo esperar y de pronto todos se ayudaron los unos a los otros. Al parecer la solidaridad no fue convocada, pero si improvisada de forma natural por cada uno de los mexicanos, que al ver la tragedia, el pánico, la crisis, el llanto, el miedo, la desesperación y la incertidumbre se volvieron a una tarea en común; ayudar al prójimo, al hermano, al amigo, al jefe, al vecino, a los ancianos y a los niños; “todos para uno”.La solidaridad es una cualidad de carácter que da esperanza a los débiles, a los enfermos, a los desesperados y a los desamparados, pero a veces es espontánea y sobre todo voluntaria. Por ahora, todos somos voluntarios, y el carácter solidario del pueblo mexicano se fortalece trenzado entre el amor, la fe y la esperanza. Y aunque el carácter se prueba con fuego, es importante tener en cuenta tres cosas para que esa solidaridad no se derrumbe.
Primero, el desinterés personal. La solidaridad funciona sobre la base del amor, que bíblicamente es desinteresado, no hace nada indebido y no busca lo suyo (1 Corintios 13:5 Ver. RV 1960). Por lo tanto, el que ayuda debe hacerlo sin esperar nada a cambio y abstenerse de lo indebido.
Segundo, la tentación al protagonismo; es decir, el triste deseo de querer ser visto, darse a la estrella o auto convertirse en héroe. Recuerda que, no hay nada más decadente que la vanidad, y no hay nada más peor que la vanagloria. La ayuda al prójimo nunca debe ser jactanciosa; además, pregonar lo que uno hace por otros distorsiona el verdadero amor (1 Corintios 13:4 Ver. RV 1960).
Y tercero, una actitud pesimista y desmoralizada; porque la esperanza nunca debe dar lugar a la derrota. Ciertamente las dificultades oprimen y a veces nace el deseo de “tirar la toalla”, pero “el amor todo lo sufre, todo lo cree y todo lo espera” (1 Corintios 13:7 Ver. RV 1960) Y por ello los mexicanos nos levantamos y nos esforzamos. La rendición no es opción y la ayuda, la búsqueda y el esfuerzo de cada uno de los voluntarios no se rompe ahora, ni se romperá.
Por lo tanto, nadie se rinde esta vez. Maestros, estudiantes, administradores, contadores, abogados, doctores, vendedores ambulantes, limpiabrisas, dueños de negocios, paleteros, plomeros, carpinteros, enfermeros, choferes de camión, taxistas, músicos, cantantes, meseros, cocineros, sacerdotes y ministros, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, todos con palas y picos, buscando sobrevivientes y haciendo lo que un día antes nunca pensaron que podían hacer. Los hombres topo sumergidos y valientes entre la oscuridad y el polvo, los rescatistas incansables planeando con delicadeza en cada lugar, los perros binomios salvando vidas, los de lejos enviando víveres y artículos de primera necesidad, y las oraciones que surgen de cada rincón a lo largo del todo el país. Todos somos México, esto es solidaridad, y nuestra esperanza descansa en Dios, quien nunca falta a un pueblo que le busca. México no pierde la fe; la fortalece y aprende con el desvelo y el esfuerzo de mucha gente durante estos días. Consolamos y abrazamos a los que perdieron vidas, ayudamos a los que perdieron casas y animamos a los que siguen en la lucha. La tarea es grande y el dolor es inevitable. Pero México habrá de resurgir, y con la ayuda de Dios habremos de renacer.
Miguel Cortez

Un comentario en “México se trenza, entre la fé, la esperanza y el amor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s