Margarita, y la boda de Lady Bug

Esta madrugada la cosa se puso color de hormiga. Y aunque Margarita no fue invitada a la boda del piojo y la pulga (Canción popular antigua) no se siente ni se acongoja porque para fiestas y pachangas no le falta una que inventar. Siendo ella la más inteligente de todas las hormigas en Hormiguea, no tardo en organizar un convite en honor a Lady Bug, que por fin, luego de tanto tiempo se nos casa con el viejo escarabajo brillante que conoció en la Navidad pasada. Muy mona ella fue recibida por su galante esposo bajo la luz de la luna llena. Cascadas de chispas de colores esparcidas por todas las calles; seguida también por un centenar de grillos profesionales bien adiestrados en el arte de la buena música , y por supuesto sin faltar el brillo glorioso de las luciérnagas que adornaban aquella noche mágica. Danzas, cánticos y concursos movilizaron a toda la concurrencia. Margarita bailó, comió y se artó de tanto reír. Lady Bug y su esposo celebraron su dicha ante todos los invitados, y finalmente cuando se llego la hora de abrir los regalos fueron sorprendidos por un sequito de músicos reales provenientes de La Gran Fortaleza Real, que con su música angelical atravesaron toda la ciudad para entregar a los novios un presente de parte de la reina que constaba de tres llaves maestras, cada una con significado sublime inscrito en uno de sus lados.

La primera de ellas –que por cierto era de madera muy fina- tenia una inscripción en símbolos abreviados que decía «La buena comunicación te abre la puerta del corazón». Lo que la reina intentaba decir es que todos debemos aprender el arte de la buena comunicación. Que dos seres se entiendan bien no es fácil, sobre todo cuando viven juntos, pero es posible si aprendemos a comunicar nuestros pensamientos, sentimientos y deseos de una manera correcta. Entonces, si dos personas deciden andar juntas, es menester que aprendan a ponerse de acuerdo. Amós 3:3 NVI. Y si dos personas deciden amarse, también es menester que aprendan a comunicarse amor de tal manera que lo puedan discernir.

La segunda llave que estaba hecha sobre una combinación de finos materiales diversos, pero que era tan resistente como el hierro también tenia una inscripción en uno de sus lados que decía «La complementación fortalece la relación». Y es que si dos personas se casan y son felices no creas que es porque son idénticas, sino más bien porque han aprendido a convivir a pesar de las diferencias que hayan salido con el tiempo. El punto es que uno puede ser complemento del otro, esto en el sentido de que las diferencias de gustos, pensamientos, habilidades y conocimientos pueden ser usadas en favor de la relación y no como pretexto para salir corriendo. Y aunque las diferencias por lo general causan conflicto, no descartemos la oportunidad de usarlas para agregar fortaleza a la relación. Intentar hacer que la pareja sea igualita que nosotros es un error, pero permitirle ser quien dice ser podría ser el verdadero complemento que nos hacia tanta falta.

Y la tercera llave maestra estaba hecha de diamante. Con un valor incalculable y que solo al verla causaba asombro, pero no tanto como su mensaje inscrito en ella. «El compromiso lo es todo». Dicho de otra manera, la reina recalcaba que el matrimonio era un pacto que debía respetarse con plena fidelidad. El compromiso es lo primero y también lo ultimo. Es la responsabilidad adquirida mediante un pacto sagrado entre Dios, el hombre y la mujer. El hecho de asumir sus roles y responsabilidades delante del creador es parte el compromiso, y Lady Bug lo sabia. También el escarabajo elegante lo entendió de manera que acepto las llaves con mucha reverencia y asumiendo la total lealtad. Así que, lo que el creador unió, pues que ningun ser  lo separe. Mateo 19:6 ver. DHH. 

Y mientras Margarita terminaba de registrar los hechos en su pequeño diario, no tardo en correr a la “torna” es decir, a la post-fiesta, donde la esperaban la luciérnaga, la cigarra, el grillo, el saltamontes y la libélula con una discada de aquellas que pa’ que te cuento!, y que por cierto fue mucho mejor que la del piojo y la pulga.


Miguel Cortez
macortez1@live.com
©Copyrigth 2017 Miguel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s